Gestión de empresas

No es un secreto para nadie que los fracasos empresariales son generalmente promovidos por una mala gestión de empresas. Pero para determinar en qué consiste esa dinámica, cuáles son los beneficios y por qué resulta tan importante, entonces no dejes de leer hasta el final la siguiente información.

Los avances tecnológicos y metodológicos han obligado positivamente a las empresas a renovarse constantemente sin dejar a un lado la esencia de su marca. Y parte de esos nuevos avances es la gestión de empresas con éxito. ¿Es lo que buscas? Toma nota de cómo lograrlo.

¿Qué es la gestión de empresas?

La gestión de empresas se enfoca en una serie de actividades, tareas o asignaciones que tienen como objetivo principal mejorar la productividad o aumentar los niveles de competitividad de una empresa o negocio.

Esto quiere decir que, será necesaria la unificación de aspectos claves, como la organización y administración, para concretar un buen funcionamiento empresarial desde el inicio, pues de lo contrario, las malas ventas o poca productividad pueden generar pérdidas lamentables.Gestión empresas

Para la realización de una buena gestión de empresas, es importante que se cuente con profesionales experimentados en la materia, que puedan sumarse al equipo de trabajo para innovar la dinámica de acción y potenciar los negocios empresariales.

Características de la gestión de empresas

Dentro de la gestión de empresas todas las actividades y labores involucradas se relacionan entre sí, pues de esa manera se concreta una mayor efectividad para el alcance de los objetivos. Por ende, la gestión empresarial se caracteriza por establecerse como:

  1. Universal

Sea que se trate de un proyecto pequeño o grande, de una empresa industrial o que abarque otro tipo de mercados, igualmente la gestión de empresas es de carácter universal, porque todas las actividades dentro de una organización requieren de gestión y administración.

  1. Orientación a objetivos

De la mano con el punto anterior, de nada sirve establecer unas labores si no es para conseguir la consolidación de objetivos claros. En ese sentido, la gestión de empresas permite darle solución y contestación a las necesidades, mientras alcanza los objetivos trazados.

  1. Procedimiento continuo

Como se trata de una gestión completa e integral, cada uno de los procedimientos deben mantenerse activos, de manera continua, en compañía de todos los entes o departamentos que participen, como es el caso de administración, recursos humanos, marketing o finanzas.

  1. Multidimensional

Aunque se crea que la gestión de empresas únicamente se centra en el desenvolvimiento del recurso humano dentro de las actividades de la gestión, realmente la dinámica arropa las operaciones y procesos para convertir el trabajo en un aspecto multidisciplinario.

  1. Actividad en equipo

Considerando todos los puntos anteriores, la gestión de empresas requiere de la colaboración de todos los miembros, es muy necesario para enriquecer las asignaciones con experiencias y necesidades. Además, cada uno de los involucrados dispone de una actividad diferente, pero que se concreta en equipo.

  1. Función dinámica

Para que ninguna de las áreas dentro de la gestión de empresas se vea afectada por un fuerte impacto o cambio estructural, se recrean funciones dinámicas y estrategias especializadas para respetar la esencia de la empresa, pero teniendo en cuenta la suficiente flexibilidad para mejorar los aspectos que sean necesarios.

  1. Fortaleza invisible

A pesar que la gestión de empresas es un proceso invisible, realmente la fortaleza que emita en la realización de sus fases y procedimientos, se evidenciará en el correcto desenvolvimiento empresarial a través de sus productos, entregas a tiempo, cliente satisfecho y altos niveles de productividad.

¿Cuáles son las funciones de una gestión de empresas?

Para que una gestión empresarial sea considerada como efectiva y de calidad, es necesario que sus funciones se sostengan en diversos pilares, los cuales permitirán un desarrollo exitoso en cada uno de los procesos que se tomen en cuenta, tales como:

  • Organización

En esta primera fase se concreta la coordinación y asignación de todas las tareas que se involucrarán en la gestión de empresas para perseguir y alcanzar el verdadero objetivo.

Cabe destacar que en dicha dinámica conviene ser lo más específico posible sobre cómo se realizarán esas actividades, cuándo y cómo se ejecutarán.

Para esto también es determinante seleccionar al personal capacitado que logre responder eficazmente a las funciones asignadas, pues de no ser así, una mala resolución de las tareas puede determinar en una crisis complicada para la empresa.

  • Planificación

La siguiente fase entre las funciones de la gestión de empresas, se enfoca en la programación de los objetivos o metas a lograr desde el punto de vista estratégico. De esta manera no solo bastará con la información de lo que se hará, sino también cuánto tiempo se dispone para ello.

  • Equipo de trabajo

Los trabajadores o profesionales que se involucren en la gestión de empresas, forman parte de la tercera fase, donde se debe evidenciar una excelente comunión entre los departamentos o áreas integradas para que las asignaciones se realicen eficientemente.

Equipo trabajo

  • Control

Como su nombre lo indica, el análisis y control de la gestión empresarial es determinante para potenciar las habilidades y fortalezas que se tengan, así como corregir las debilidades que se estén presentando durante los procedimientos aplicados.

En este sentido, el control debe direccionarse en el comportamiento de los equipos de trabajos, los tiempos de entrega, los estándares de calidad, entre otros aspectos disponibles para su supervisión.

  • Dirección

La última fase se concentra en la dirección, la cual está relacionada con los ejecutivos empresariales o los líderes de la gestión  empresarial, para que logren impulsar los equipos de trabajo y encontrar una motivación constante en la realización de las tareas de gestión.

¿Cuántos tipos de gestión de empresas existen?

Aunque existen varias modalidades de gestión empresarial en las que se pueden desarrollar excelentes estrategias de trabajo para mejorar el desarrollo de un proyecto, a continuación te presentamos 3 tipos de gestión empresarial:

  1. Gestión de empresas autoritaria

También se le conoce como un sistema de gestión empresarial directivo o autocrítico, basándose principalmente en la supervisión de todos los entes de la empresa a través del control y la dirección con roles definidos con extrema claridad.

  1. Gestión de empresa visionaria

Es un tipo de gestión más estratégico y carismático, puesto que los líderes a cargo no se involucran en el proceso diario, pero sí se esfuerzan por brindar toda la motivación necesaria a los equipos de trabajo para mantenerlos en acción bajo la misma dirección.

  1. Gestión de empresas transaccional

Se trata de una metodología de trabajo que se enfoca en las recompensas positivas como medio de incentivo para los involucrados en el sistema de gestión empresarial, ya sea a través de bonificaciones o pagos que motiven el potenciamiento de las asignaciones.

¿Cómo aplicar una buena gestión de empresas?

Para aplicar correctamente los sistemas de gestión empresarial a un proyecto o negocio, es importante tener claro que cada una de las facetas debe elaborarse de forma unificada y conectada a todos los integrantes e involucrados.

A partir de allí se deberán atender esta serie de pasos:

  • Disponer de la aprobación de los ejecutivos y directivos de la compañía para la implementación y aplicación de una gestión empresarial.
  • Contar con los recursos humanos, técnicos y financieros debidamente establecidos
  • Realizar una evaluación profunda de los sistemas de gestión empresarial previamente implementados para analizar los resultados, fallas y habilidades aprendidas
  • Desarrollar un diagnóstico efectivo que determine el tipo de gestión de empresa más idóneo para atender las necesidades y objetivos que se deseen plantear
  • Definir estrategias claves para que la nueva gestión de empresas no genere un impacto mayor o desagradable en la organización empresarial
  • Establecer una aprobación general de todo el proyecto para determinar su efectividad operativa y estratégica
  • Determinar cuáles serán las actividades y responsabilidades a cumplir por cada uno de los trabajadores o empleados asignados

Beneficios de la gestión de empresas

En caso de dudar cuán efectiva puede ser un proceso de gestión para una empresa, entonces es importante que prestes atención a los siguientes beneficios que pueden favorecer, no solo en desarrollo dinámico de la empresa, sino también los resultados de productividad con un nivel más elevado.

  1. Administración integral

Al llevar a cabo una gestión de empresas, se tiene automáticamente el control de todos los procesos, y por ende, una administración integral de lo que sucede desde el inicio hasta el cierre, cuando el resultado llega al producto final.

  1. Eficiencia y productividad

Dentro de cada proceso, incluso los que puedan estar fuera de la gestión de empresas, se respaldan con una eficiencia y productividad porque todas las personas, empleados y directivos involucrados conocen cada uno sus funciones laborales para unidos lograr todos los objetivos generales.

  1. Análisis a tiempo real

Todos los datos que se exponen dentro del sistema de gestión de empresas se podrán analizar a tiempo real, lo que permite tomar acciones inmediatas para mejorar, potenciar o corregir lo que esté sucediendo.

De esta manera, se mejorarán los niveles de comunicación entre los departamentos agregados, y por ende, una dinámica de trabajo más eficiente.

¿Por qué estudiar gestión de empresas?

Luego de toda esta investigación, sobre la gestión de empresa, queda claro que el acceso a su conocimiento y preparación resultan atractivos para apoderarse de excelentes plataformas laborales, pues todas o casi todas las compañías deben invertir en una buena gestión de empresas.

Esto es así, porque la gestión de empresas debe direccionarse de la mano única y responsable de un profesional capacitado en gestión empresarial, ya que con este perfil tendrá las habilidades necesarias para manejar una empresa en general, desde su administración hasta el rendimiento de sus recursos.

Y no solo por administrar de manera compacta a las empresas, sino también, por dirigir los negocios actuales con miras al universo tecnológico, pues dentro de la carrera profesional de gestión de empresas, se atienden materias como organización de finanzas, manejo de ganancias, índice de costos y herramientas de marketing para potenciar las estrategias aplicadas.

¿Qué actividades realiza un experto en gestión de empresas?

Como ha quedado en evidencia, las actividades de un profesional en gestión de empresas pueden ser muy diversas, sin desestimar que la laboral fundamental debe enfocarse en la planificación, organización y esquematización de todos los aspectos para aumentar la productividad.

A partir de allí, comprenderá todo lo relacionado con los asuntos financieros, presupuestarios y de costes de una empresa, lo que será fundamental para lograr un correcto desenvolvimiento en asuntos públicos o privados de carácter empresarial.

En este sentido, aunque sea líder o director de la gestión de una empresa, también podrá formar parte de una especie de cooperativa que se enfoque en la recuperación financiera y económica de una empresa o consolidar la gestión del departamento de recursos humanos.

Asimismo, como los conocimientos de marketing también se afianzan dentro de la carrera de gestión empresarial, este profesional, tendrá todas las habilidades para establecer estrategias sólidas que ayuden al crecimiento organizacional, así como potenciar la gestión en general de la empresa a través de dinámicas actualizadas.

Sin olvidar que el experto en gestión de empresas tendrá todas las capacidades para brindar un asesoramiento especializado en las diferentes áreas de organización, planificación y estrategias con el objetivo de que esta pueda alcanzar sus objetivos.

Esto es lo que permite ampliar el aspecto laboral para los gestores de empresas en diversas modalidades y áreas de trabajo, ya sea para entes privados o públicos, así como una gestión directa con un equipo de empleados o una gestión externa desde la asesoría y supervisión.

Ventajas de estudiar gestión de empresas

En caso de que aún tengas dudas sobre lo que pueden aportar los estudios de gestión empresarial, es el momento de conocer, cuáles son las ventajas que puede aportar esta capacitación profesional dentro del área de las empresas y negocios.

  • Los estudios se concretan en un periodo de tiempo corto.
  • La preparación permite aplicar los conocimientos adquiridos de inmediato.
  • Se presentan excelentes oportunidades laborales en diversas áreas de organización, finanzas, negocios y empresas luego de obtener la titulación.

Luego de analizar todo esto ya tendrás claro que dedicarse a la gestión de empresas es una de las profesiones más sólidas del presente pero también del futuro.

Masters en Administración de Empresas en Madrid

El Área en Administración y Dirección de Empresas (MBA) tiene como fin último formar a auténticos profesionales de las áreas directivas de cualquier empresa u organización y lograr su inserción en el mercado laboral donde podrán desarrollar una carrera de éxito y futuro.

Para alcanzar tan ambicioso objetivo, este programa formativo dotará a sus alumnos y alumnas de los conocimientos teóricos y habilidades que son imprescindibles para desarrollar con eficacia y eficiencia las funciones directivas de una empresa, a la vez que ayuda al descubrimiento y potenciación de sus aptitudes y actitudes de liderazgo.

Área de Dirección

Estas formaciones en Administración y Dirección de Empresas ofrece al alumno una visión global de la actividad empresarial a la vez que profundiza en todas y cada una de las áreas funcionales operativas de la misma y en su adecuación al entorno como aspecto indispensable para la consecución de la estrategia empresarial fijada.

Los participantes conocerán, aprenderán y dominarán los instrumentos y sistemas necesarios para la correcta y adecuada planificación y gestión global del negocio. Y de forma simultánea, desarrollará la capacidad del alumnado en el uso de herramientas de gestión e información para la resolución de los problemas concretos que puedan surgir en cada área funcional de la compañía.

Todo ello, a su vez, exige también el desarrollo de las habilidades y destrezas imprescindibles que permitan y faciliten la toma de decisiones empresariales éticas, la asunción de un alto grado de asimilación del trabajo en equipo, de la flexibilidad y del liderazgo.

Todo ello será posible mediante la aplicación de una moderna metodología, eminentemente activa, práctica, participativa y enfocada a la realidad del panorama empresarial actual. El marcado carácter interdisciplinar de los Masters en Administración y Dirección de Empresas combina diferentes métodos de enseñanza y aprendizaje que facilitarán el éxito en la consecución de los objetivos: jornadas, seminarios, método expositivo, metodología del caso, trabajo en equipo, etcétera.

Respecto a los objetivo específicos de este programa de postgrado podemos señalar:

  • Adquirir una visión global de la empresa enmarcada en su entorno y de cada una de sus áreas funcionales operativas.
  • Promover, organizar, gestionar y dirigir diferentes departamentos dentro de la empresa.
  • Aprender y dominar las más recientes y novedosas herramientas y técnicas de gestión y administración de empresas para lograr la eficaz dirección de la organización.
  • Buscar, analizar, seleccionar y aplicar con rigor y profesionalidad fuentes de información relativas a mercados y sectores, que permitan el desarrollo de criterios de oportunidad comercial
  • Consolidar y potenciar las capacidades de liderazgo del alumnado.
  • Desarrollar el pensamiento estratégico, la innovación y la capacidad emprendedora de los futuros profesionales.
  • Reforzar las capacidades y habilidades comunicativas de los participantes.
  • Conocer y aplicar las principales técnicas de negociación empresarial.
  • Potenciar las capacidades de análisis y síntesis que permitan adquirir una visión global del negocio y de la empresa.
  • Aprender a simplificar y esquematizar problemas de dirección complejos.
  • Formular soluciones y planes de acción para su implantación.
  • Entender que una gestión eficiente se basa siempre en la colaboración y el apoyo mutuo de todas las personas que trabajan a todos los niveles de la empresa.
  • Desarrollar y potenciar la capacidad de trabajo en equipo.
  • Potenciar las habilidades directivas.
  • Asumir el sentido de la responsabilidad del directivo frente a todos los que se ven afectados por sus decisiones (accionistas, empleados, clientes, proveedores, entorno social,…).
  • Fomentar la mentalidad de cambio como clave esencial para la mejora continua de la organización.
  • Profundizar en la solución de situación que plantea la realidad del mundo empresarial actual.
  • Construir una red de contactos entre los participantes que fortalezca su valor profesional.
  • Potenciar el desarrollo sostenible de la organización.

Nuestros artículos sobre Gestión de Empresas